Sandra, Rubén y Carlos

Hace ya algunos días que debía haber escrito algo sobre Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, pero sinceramente me resultó muy difícil. Al cumplirse un año de la explosión que se llevó la vida de estas dos personas decidí buscar el video en el que Sandra defendió la necesidad de sostener a las orquestas juveniles y la importancia de la educación pública y no pude contener las lágrimas. En el discurso de Sandra o en las fotos de Rubén se puede ver y escuchar a Sandra y a Rubén, pero también se puede escuchar y ver otra cosa. Sandra y Rubén son la voz y la imagen de muchas personas, de muchos trabajadores que luchan por un educación digna.

Cuando finalmente logro sentarme y escribir, sin borrar o sin descartar lo pensado anteriormente, se me cruza otro rostro que también es bandera, hablo de Carlos Fuentealba que hace ya doce años la violencia institucional le arrebató la vida.

La lucha de Sandra, de Rubén y de Carlos no están aisladas, se entrelazadas, se continúan, tienen un hilo conductor, ese hilo es el de la dignidad. Al sistema educativo y a los trabajadores de la educación les han arrebatado la dignidad hace mucho tiempo. Pero hay luchas que evidentemente son inclaudicables. A Fuentealba el Estado lo mató en el 2007.A Sandra y a Rubén el Estado también fue el responsable de sus muertes en el 2018. Cuando vemos los rostros de Sandra, de Rubén y de Carlos estamos frente a la cara de miles de docentes desempeñan sus tareas en condiciones adversas.

Todo aquel que sea ajeno a la cotidianeidad de un trabajador de la educación difícilmente pueda comprender de qué va el trabajo que éste desempeña. La dinámica de las escuelas no es la misma que la de cualquier otro trabajo. Porque el material con el que se trabaja es extremadamente frágil. Me refiero a los alumnos. La fragilidad de los niños, las niñas y les adolescentes está condicionada por su entorno y por la coyuntura. Cuando un niño o una niña no cena o no desayuna se desmaya en la escuela. Sandra y Rubén sabían esto, miles de docentes también lo sabemos y obviamente el Estado también lo sabe, pero evidentemente a este Estado que los pibes se desmayen le importa.

El trabajo en las escuelas no entiende de estructuras fijas. Todo docente sabe cuándo empieza su trabajo pero nunca sabe cuándo realmente termina. El docente no trabaja cuatro horas, el docente no tiene tres meses de vacaciones, el docente no puede ser reemplazado por un voluntario. El trabajador de la educación convive con jóvenes y con adultos, con niños y niñas, pero también convive con la violencia, el hambre y con la ausencia estatal. Un Estado ausente se traduce en edificios que literalmente se caen a pedazos. Un Estado ausente es la falta de pan, de carne o de leche en el comedor de la escuela. Un Estado ausente es el desmayo matutino y el embarazo adolescente.

Sandra y Rubén mueren cada vez que un chico abandona sus estudios, mueren cada vez que no hay para zapatillas o guardapolvos.  Sandra, Rubén y Carlos nacen y renacen cuando un joven decide ser maestro y cuando ese o esa joven sepa y tenga la certeza de que no todo se compra o se vende y que cada día sienta ganas de cambiar el mundo.

Hace algunos días en Avellaneda Sandra y Rubén estuvieron presentes. Se declaró al 2 de agosto como el “Día en defensa de la Escuela digna y segura”. La iniciativa estuvo a cargo del concejal Hilda Cabrera que entendió que no se puede ser ajeno a la muerte de los trabajadores de la educación. Trabajadores que dejaron su vida para que otras vidas puedan crecer y desarrollarse, para que niños y niñas con la panza llena sean personas de bien.

Me hubiera encantado no tener que estar escribiendo esto. Me hubiera gustado no tener que saber quiénes fueron Sandra, Rubén y Carlos. Me hubiera encantado decir que el derecho a la educación digna está en plena vigencia, pero esto hoy no es posible. Hoy Sandra, Rubén y Carlos no están físicamente pero estoy seguro que van a trascender en la tarea de cada uno de los hombres y mujeres que cada vez que entren a una escuela entiendan que ahí, entre tizas y pizarrones está el futuro y hay que cuidarlo.

No se aguanta más

La impronta popular no es para nosotros solo un eslogan. Nuestra manera es pensar, vivir y sentir las realidades que nos rodean y de las que somos parte. No podemos mirar para otro lado en momentos como estos, momentos en los que se pone en juego nuestro futuro y el de nuestros pares. Somos jóvenes que intentamos romper con el sentido común y visibilizar lo que sucede a diario. Por ello, para ser coherentes, no podemos ser indiferentes ante las realidades injustas de los últimos cuatro años.

Desde El Numeral y Radio Patas sentimos la necesidad de dejar las cosas en claro, marcar una postura firme y ser responsables con nuestra historia y con el contexto argentino. Necesitamos poner blanco sobre negro, hacer saber que no queremos cuatro años más de este gobierno y, principalmente, porqué.

Las tarifas aumentaron un 3700%; los alimentos, remedios y la vestimenta un 350%. Tenemos una deuda con el FMI de 46 mil millones de dólares. En 2015 el salario era U$S 580, ahora es U$S 279 por mes. La inflación pisaba el 27% y hoy es del 56% anual. Tenemos el desempleo en escala y un aumento atroz del empleo precarizado y no formal.

Desaparecieron y asesinaron a Santiago Maldonado y a Rafael Nahuel.

En materia de género, el presupuesto de este año destina apenas 11 pesos por mujer. Para combatir la violencia de género, definieron un recorte del 18% respecto del asignado en 2018.

Pusieron en riesgo el funcionamiento de las universidades públicas; recortaron jubilaciones; desmantelaron la ciencia y, al CONICET. La industria cayó como nunca en su historia, cerraron medios públicos y despidieron periodistas. Ya no tenemos ARSAT, cerraron 25 mil pymes, 85 mil comercios y recortaron las pensiones a discapacitados. Eliminaron el Ministerio de Salud y el de Trabajo. Se recortó el 18% del presupuesto destinado a la cultura, se eliminó su ministerio y se ajustó un 90% del presupuesto destinado a programas de fomento y promoción del arte y la cultura. Cientos de espacios autogestivos cerraron sus puertas.

No queremos cuatro años más así. Queremos cosas simples como tener un mango a fin de mes, comer un asado el domingo con la familia o, simplemente, el derecho de comer. Y sí, posiblemente nosotros tengamos ese plato de comida todos los días, pero nos conmueve y nos perturba saber que hay tantos otros que no. Nos conmueve y nos perturba saber que hay pibes que dejaron sus estudios porque la plata no alcanza. Nos conmueve y nos perturba saber que hay gente que se quedó sin laburo, y ni hablar, de los que viven en la calle y sufren aún más la marginalidad y exclusión que lleva adelante este gobierno.

Después de cuatro años no se aguanta más. No se aguanta más vivir así, no se aguanta más escuchar a los jubilados decir que comen una vez por día. No se aguanta más ver como la economía empeora y la guita no alcanza. Y si vos tuviste suerte y te fue bien y crees que la realidad no es como te la cuentan, mira al de al lado y preguntale cómo está. Hay muchos argentinos que conoces y conocemos, que la están pasando verdaderamente mal, y tantos otros, en distintos rincones de nuestro país que no conocemos, están muchísimo peor. 

No aguantamos más las mentiras y las promesas sin cumplir.

No aguantamos más el cinismo, y no nos vamos a aguantar otros cuatro años de macrismo. 

Se realizó el Primer Encuentro por la Comunicación Popular en el Centro Cultural Patas Arriba

La convocatoria, que fue impulsada por El Numeral y Radio Patas junto a el colectivo Somos Cultura Popular, contó con la participación de Nacho Levy, referente de La Garganta Poderosa; Claudia Villamayor, periodista, docente y militante de la comunicación popular y Dante López Foresi, directo de Agencia El Vigía.

El encuentro tuvo como ejes principales el desarrollo de los medios digitales en Argentina y el fenómeno de las fake news; el actual marco regulatorio de los medios comunitarios y la visibilización de cómo comunican las empresas de comunicación y el desafío de cómo deben comunicar los medios de comunicación popular. 

López Foresi contó el proceso que realizó con Agencia El Vigía y aseguró que «una de las peores cosas que puede pasarle al periodismo, históricamente, es la mezquindad, es el egoísmo» y afirmó que el objetivo es que «las estrellas del periodismo, de la política, que están de este lado, empiecen a mencionar a los medios propios. Basta de hablar de Clarín, de la Nación. Yo quiero empezar a escuchar a los grandes políticos, a los grandes medios, empezar a hablar de El Numeral, empezar a hablar de El Vigía, de La Garganta Poderosa. Lo que hay que tener es el hábito de consumir medios locales y regionales porque ahí está la verdad».

Luego fue el turno de Claudia Villamayor quien afirmó: «La comunicación popular no es chiquita, no es pobre, no es precaria ni es provisoria. No es sólo autogestiva, también es pyme, también es posible de hacerla estructural en el Estado, no es con fines de perdida y tiene que ser rentable. Es decir, esa idea de la comunicación popular arrojado a la periferia, mal hecho, quisiera desmitificarla porque nos la han instalado ne la sociedad y a veces, nosotres mismos, somos quienes las reforzamos». Además, llamo a «construir, insistir, incidir y persistir» porque «muchos, multiplicados y haciendo comunicación de abajo para arriba construyen otra comunicación posible, eso es así».

El cierre estuvo a cargo de Nacho Levy: «En tanto no tengamos justicia social, la comunicación popular no se va a quedar quieta, y yo abono, adhiero y agrego que cuando la tengamos, mucho menos. Cuando la tengamos, comunicación popular va a ser la comunicación» y concluyó que «hay que entender que la comunicación popular como los Derechos Humanos hacen mejor a sus partidos, a todos, hacen mejor a sus dirigentes, a todos y los hacen mejor a ustedes, a nosotros. La comunicación popular tiene que servir para decir que nunca, desde el regreso de la democracia, sufrimos este nivel de avallasamiento, hostigamiento, crueldad, sobre los sectores populares y sobre los medios de prensa«. 

Encuentro por la comunicación popular

El viernes 5 de julio desde las 18.30 horas te invitamos a participar del Encuentro por la Comunicación Popular organizado por El Numeral y Radio Patas en el Centro Cultural Patas Arriba.

Contaremos con la presencia de:
🎤 Dante López Foresi, director de Agencia El Vigía
🎤 Claudia Villamayor, docente y militante de la comunicación popular .
🎤 Nacho Levy, referente de La Garganta Poderosa.

Luego, estará Santiago Corei con su espectáculo de radio abierta El living de mi casa homenaje a Luis Alberto Spinetta junto a Pezzca Ruiz Diaz acompañando con su música y Machu Arias, artista plástica dibujando en vivo al Flaco. Show a la gorra.

INAUGURACIÓN MUESTRA EN LA Sala de exposiciones Espartaco.
Exposición de pinturas
“Amarillos II” de Eio (Leandro Cepeda)
Muestra que quedará en la sala hasta el 19 de julio.

Les esperamos en Brandsen 1517, Avellaneda Crucecita.

Festival Cultural y solidario

Este sábado 6 de julio a partir de las 12 horas el Barrio Güemes se tiñe de fiesta.

En el centro comercial Barrio Güemes, en Roasenda y Güemes, habrá una movida artística, cultural y solidaria. 

La actividad surge a partir del trabajo en conjunto entre distintos espacios culturales como Centro Cultural Primero La Patria, El Bastión, Centro Cultural Patas Arriba entre otros que se sumaron a la iniciativa de los comerciantes, jubilados y vecinos del barrio.

Desde las 12 del mediodía se dará comienzo a la jornada muralista, ya desde esa hora va a estar presente la feria de artesanos. Más llegada la tarde a partir de las 16 horas en el escenario habrá shows en vivo, Banda musical del Barrio Güemes,  Cuerda de tambores de Candombe de vecinos y bandas en vivo tales como Denisse Romano, folclore de la mano de Hernán Suárez y el cierre será a cargo de Alien Duce. 

Se contará además con la participación de la Escuela Municipal de Circo, percusión y magia, del colectivo Somos Cultura Popular y durante toda la jornada habrá radio abierta y transmisión en vivo desde Radio Patas.

¿Marx…? no, Belgrano

Karl Marx (1818-1883) Manuel Belgrano (1770-1820)

El siglo XIX en nuestro país y en Latinoamérica en general resultó fundacional en diversos aspectos. Desde las luchas emancipadoras hasta la conformación de los Estados Nacionales vieron la luz durante este siglo. La historia, como ciencia, dio sus primeros pasos de la mano de Bartolomé Mitre, considerado el fundador de la historia oficial argentina. Mitre, además de haber sido presidente de la Nación durante el período que va desde 1862 hasta 1868 y haber fundado el diario La Nación, escribió las biografías de José de San Martín y de Manuel Belgrano.

La Historia decimonónica argentina tiene la particularidad de estar teñida por una intencionalidad liberal, es decir, de manera tendenciosa reduce a figuras como Belgrano a la sola tarea de haber creado la bandera y haber librado algunas batallas durante la guerra por la independencia.

Manuel Belgrano fue mucho más. Además de haber creado la bandera y de haber desarrollado una carrera militar que mucho no lo entusiasmaba, Belgrano fue uno de los economistas más lúcidos que tuvo Latinoamérica. Belgrano entendía perfectamente el papel de la producción nacional y la correcta distribución de la tierra. También entendía que la tierra debía estar en manos de quien la trabajara, es decir, Belgrano fue el primero en proponer una reforma agraria por éstas regiones.

En consonancia a su capacidad en las ciencias políticas y económicas, Belgrano planteó de una manera brillante lo que hoy conocemos como la teoría de la “Lucha de Clases”. Seguramente el lector se preguntará de qué estará hablando éste cronista, bueno, nos explicamos. El 1 de septiembre de 1813 (cinco años antes del nacimiento de Karl Marx) el periódico La Gaceta publicó un artículo escrito por Belgrano varios años antes, éste documento no había podido pasar la censura del período colonial, pero que pudo ver la luz en pleno período de luchas emancipadoras. Claramente Belgrano demuestra un genio únicamente comparable con los grandes pensadores del siglo XIX.

“Se han elevado entre los hombres dos clases muy distintas; la una dispone de los frutos de la tierra, la otra es llamada solamente a ayudar por su trabajo la reproducción anual de estos frutos y riquezas o a desplegar su industria para ofrecer a los propietarios comodidades y objetos de lujo en cambio de lo que les sobra. (…) Existe una lucha continua entre diversos contratantes: pero como ellos no son de una fuerza igual, los unos se someten invariablemente a las leyes impuestas por los otros. Los socorros que la clase de propietarios saca del trabajo de los hombres sin propiedad, le parecen tan necesarios como el suelo mismo que poseen; pero favorecida por la concurrencia, y por la urgencia de sus necesidades, viene a hacerse el árbitro del precio de sus salarios, y mientras que esta recompensa es proporcionada a las necesidades diarias de una vida frugal, ninguna insurrección combinada viene a turbar el ejercicio de una semejante autoridad. El imperio de la propiedad es el que reduce a la mayor parte de los hombres a lo más estrechamente necesario”.

Es evidente que Belgrano entiende que existen dos clases bien diferenciadas y que en ellas se contraponen intereses claramente delimitados. También es evidente, que la capacidad de análisis de demostró Belgrano a lo largo de su vida, sumado a sus acciones concretas durante la semana de mayo y su papel en la Primera Junta, fue intencionalmente acomodado. Es decir, deliberadamente se ocultaron hechos y pensamientos que resultaran nocivos para la estructura liberal que desde la historia oficial se trató de imponer. Queda claro que en este rincón del mundo aquellos que fueron los responsables de las primeras acciones revolucionarias que iniciaron el proceso independentista, influidos por la Revolución Francesa, no tienen nada que envidiarle al querido Carlitos Marx.

Fuente consultada: https://www.elhistoriador.com.ar/manuel-belgrano-mucho-mas-que-el-creador-de-la-bandera/

Aborto legal: a un año de la vigilia histórica frente al Congreso.

El 13 de junio de 2018 fue una jornada histórica para la política argentina: por primera vez el debate por el aborto legal, seguro y gratuito llegó al recinto del Congreso de la Nación. Un millón de personas se movilizaron desde distintos lugares del país para acompañar la sesión. El debate legislativo duró 23 horas y el feminismo consiguió la media sanción en la Cámara de Diputadxs.

El movimiento Ni una menos y la lucha por el aborto legal transformó a las pibas en feministas para siempre. Nos transformó a todes. Las leyes no siempre reflejan el pulso de una época: esta sí
La marea verde es adolescente, tiene voz, voto, no se subordina al patriarcado, sabe lo que quiere y no tiene vuelta atrás. En un día se produjo la síntesis de más de 30 años y la insistencia de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La lucha tuvo herencia.
No hay una fuerza política que pueda atribuirse la sanción de la ley de aborto legal, porque fue impulso de los feminismos y de las centenas de miles de personas en la calle, a pesar del frío indescriptible y del sueño. Para asesores, diputados y diputadas que estuvieron en todo el proceso de construcción transversal desde marzo a esta parte también algo cambió para siempre en su forma de hacer política. No hay vuelta atrás.
A pesar de que el proyecto se presentó de nuevo, el oficialismo y la oposición acordaron postergar su tratamiento hasta el año que viene.
La Campaña Nacional por el Aborto Legal y Gratuito, encargada de la redacción del nuevo texto, es consciente de esta situación pero no pierde la ilusión: apuesta a colar el debate después de las elecciones generales del 27 de octubre y realizarlo antes del 10 de diciembre, cuando ocurre el recambio parlamentario.
En este punto coincidieron tanto diputados “verdes” como “celestes”, que rápidamente acordaron que las condiciones no estaban dadas para emular lo logrado en 2018. No solo por el interés del Gobierno de no abrir el recinto demasiado sino también por la cantidad de provincias que desdoblaron las elecciones de la nacional, lo que implica que muchos diputados y senadores estén en sus distritos.
Hay otra cuestión que alentó que se dejara de lado el tratamiento: la composición del Congreso. Como no cambió nada con respecto al año pasado, se descuenta que el resultado será el mismo. Ante esto, en Cambiemos -y en un sector de la oposición- consideran que no es conveniente abrir el debate sobre un tema del cual se sabe el resultado.

Las claves del nuevo proyecto
El sujeto que contempla la ley, según el primer artículo, será “toda mujer u otras entidades con capacidad de gestar”. Además, se mantiene que se puede acceder ” hasta las catorce semanas, inclusive, del proceso gestacional”.
Se mantiene el derecho a abortar si el embarazo fuera producto de una violación y si estuviera en riesgo la vida o la salud integral de la mujer o persona gestante. Además, el plazo para acceder seguirá siendo de cinco días desde que se requiera.
Un punto importante es que no se incluye la objeción de conciencia. Esto es porque la Campaña busca que a nadie se le pueda negar el acceso a la IVE: “En ningún caso puede contener consideraciones personales, religiosas o axiológicas de los/las profesionales o personal de salud ni de terceros/as”.
Las menores de trece años que soliciten la práctica deberán hacerlo con el consentimiento informado con la asistencia de al menos uno/a de sus progenitores/as o representante legal. En cambio, si quien quiere realizarse un aborto es una persona adolescente de entre trece y dieciséis años, “se presume que cuenta con aptitud y madurez suficientes para decidir la práctica y prestar el debido consentimiento”. Y para las mayores de 16, se entiende que tienen “plena capacidad” para decidir.
El artículo 11 trae una novedad importante: el derecho al aborto deberá estar incluido en el Plan Médico Obligatorio. De este modo, exige que “todos los agentes y organizaciones que brinden servicios médico-asistenciales a las personas afiliadas o beneficiarias deben incorporar la cobertura integral y gratuita de la interrupción voluntaria del embarazo” e incluye al sector público, privado, obras sociales y prepagas.
En el 12 aparece uno de los reclamos más importantes: la Educación Sexual Integral (ESI). Establece que el Estado, la ciudad de Buenos Aires y el resto de las provincias deben implementar la Ley 26.150 desarrollando la problemática del aborto: “Debe ser enseñado como un derecho de las mujeres y personas gestantes, a través de contenidos científicos, laicos, confiables, actualizados y con perspectiva de género que puedan fortalecer su autonomía. Deben incluirse los contenidos respectivos en el currículo de todos los niveles educativos, independientemente de la modalidad, entorno o ámbito de las instituciones educativas, sean estas de gestión pública estatal, privada o social”.