Presentación del libro “Lecturas Feministas” en Avellaneda

El día jueves 1 de noviembre, en el Edificio Municipal Leonardo Favio situado en la calle 12 de Octubre 463 Julia Mengolini y Federico Vázquez presentaron el libro “Lecturas feministas”, escrito por Borrelli y editado por Futurock. La presentación se enfocó en la coyuntura política de la región y en cómo la misma puede ser leída, pero sobre todo transformada, por los feminismos. El evento estuvo organizado por la Radio Pública de Avellaneda, el Observatorio Social de Políticas Públicas y la Secretaría de Cultura y Promoción de las Artes. Esta presentación tuvo la particularidad de no poder contar con la presencia de la autora Gabriela Borrelli pero estuvo en su lugar y pudo dar su enfoque sobre el libro Federico Vázquez quien junto a Julia Mengolini son los fundadores de Futurock.

El primer tema de la charla fue la victoria del candidato fascista Jair Bolsonaro en Brasil, asunto ineludible al pensar en la regresión conservadora que experimenta la región latinoamericana, un tema que preocupa y que además nos debe hacer pensar y reflexionar sobre cómo llegamos a esta situación y cómo salimos también, de una derecha que viene en distintas formas pero evidentemente está volviendo. “Hay muchas cosas para pensar en porque Bolsonaro llegó al poder pero hay una, y que es fundamental para entender esta época y es que las élites, los medios dominantes, el poder judicial y el poder económico lo que saben hacer es inocular odio” alertó Mengolini.

Otro tema del que era inevitable ser charlado en la mesa fue sobre la legalización del aborto y en consecuencia sobre la ESI y un nuevo debate. Sobre la consecuencia de la discusión que hubo sobre la legalización del aborto a Julia le gusta decir que fue “una consecuencia maravillosa, porque es la de haber conformado y consolidado a un movimiento de mujeres mucho más masivo, haber invitado a participar en la política a miles de pibitas que no solamente entraron a la militancia feministas, entraron a la militancia y eso ya es un montón” pero hay además una consecuencia que es la entender que hubo una derrota y que hay una reacción conservadora muy clara. Resaltar que la ESI ya es ley hace doce años y que los sectores conservadores parecen haberse enterado recién ahora incluso le pusieron un nombre nuevo que es la ideología de genero, “lo reclamaban durante el debate sobre el aborto y la gente que se opone al aborto, es la misma gente que se opuso al divorcio vincular, al matrimonio igualitario, a la ley de identidad y es la misma gente que se opone a la implementación de la ESI” afirma.

En cuanto al movimiento feminista, el cual tiene la característica de poner el cuerpo como reaccionario a estos gobiernos de derecha, Julia nos dice que es necesario entenderlo cada vez con mayor responsabilidad “si hay algo que las feministas sabemos hacer es cuestionarnos el orden establecido, además cuestionarnos el más establecido de todos los órdenes. Porque el patriarcado está mucho más establecido que el capitalismo, el patriarcado además es un sistema mucho más perfecto, mucho más invisible, está tan inculcado que es más difícil de advertir, es de las opresiones la más naturalizada y por lo mismo la más complicada de subvertir”  esto con el feminismo se está dando vuelta ya que estamos además muy entrenadas en la tarea de la deconstrucción permanente, otra de las características del movimiento, dado que la forma feminista de pensar no es solo ver la opresión entre varones y mujeres, sino que es la que advierte todas las demás opresiones y es por esto hay que desconfiar del feminismo que no es claramente con un acento revolucionario.

Sobre el libro, es una herramienta para darnos cuenta cual es nuestra historia, la historia de las mujeres, la historia de la palabra de la mujer y la lucha por el acceso a la palabra entre otras luchas. Es un resumen de esta lucha que se lee y se observa a lo largo de todo el libro con discursos políticos, fragmentos de obra de teatro, ensayos académicos, ficción y poesía también. “La importancia de poder mirar la historia, para poder entender el presente para poder pensar el futuro y por todo esto es una guía de lectura y de acción para las militantes” comenta Julia.

Como cierre hablaron sobre Futurock y cual pretenden que sea su rol en este contexto de una colonización de las cabezas, las conciencias y sus corazones “venir a discutir y hacer discurso contrahegemónico es lo que buscamos”.

El Embajador de Cuba se hizo presente en el show que brindó Silvio Rodríguez en Avellaneda

#DESTACADOS| El Embajador de Cuba, Orestes Pérez Pérez se hizo presente este domingo 28 de octubre en el show que brindó Silvio Rodríguez en Avellaneda.

?Durante la espera tuvimos la oportunidad de conversar con él, nos contó sobre la relevancia del evento y el mensaje que se pretende mostrar a todos los países de Latinoamérica y remarcó “Esto es un acto de amor, de poesía y de compromiso. Los textos de Silvio nos acompañan desde hace muchísimos años, nos hace reflexionar y pensar de que hay que seguir construyendo un futuro mejor a pesar de las dificultades y los problemas que existen en Latinoamérica”.

?Respecto de la relación con los países latinoamericanos en el contexto actual, la opinión del embajador pese al escenario difícil que se muestra después del triunfo de Bolsonaro en Brasil es que se sacaran las experiencias de ese proceso brasileño, no debiendo ser pesimistas frente a este proceso y aclara “el positivismo es algo que ha caracterizado a los diferentes movimientos nacionalistas de izquierda en Latinoamérica”.

?Por último en cuanto a la relación de Estados Unidos con el pueblo cubano en la actualidad “lamentablemente ha habido un retroceso en las relaciones bilaterales con los Estados unidos”, dice.
Durante el segundo periodo del mandato de Barack Obama las relaciones habían avanzado, se firmaron más de 20 acuerdos bilaterales, se realizaron varias visitas de ministros cubanos a Estados Unidos, los presidentes en su momento, Obama y Castro, se entrevistaron en varias ocasiones. Osteres afirma que “a finales del mandato de Obama se avanzó, hoy hay un retroceso con las políticas de gobierno de Donald Trump muy agresivas” pero están convencidos de seguir mejorando su trabajo insistiendo que, “con el diálogo es la única solución a los conflictos entre los países”.

#SilvioEnAvellaneda

MÁS DE 100 MIL PERSONAS DISFRUTARON A SILVIO RODRÍGUEZ EN AVELLANEDA

El trovador cubano deslumbró a varias generaciones, en el concierto gratuito más multitudinario que dio en el país, organizado por la Municipalidad y el Espacio de Fraternidad Argentino-Cubana.
El evento se realizó en el marco de la Semana de la Cultura Cubana y representó un hecho histórico para Avellaneda, a tal punto que fue declarado de Interés Municipal a través del Decreto 3185/18. El jueves pasado, el Honorable Concejo Deliberante declaró a Silvio Rodríguez como Visitante Ilustre de Avellaneda.
Familias enteras llegaban desde temprano con mate y reposeras para disfrutar los espacios públicos transformados en auditorio. Los tempraneros tuvieron un plus: el artista probó sonido durante más de media hora con un adelanto de lo que sería su show. Los encargados de la previa en el escenario fueron: Emiliano Del Rio, Patricia Malanca y Bruno Arias que comenzaron a entonar a la creciente multitud.
Seguidamente los organizadores del recital se dirigieron al público, Paola Renata Gallo Presidenta del EFAC, el presidente honorario Atilio Boron y el intendente Jorge Ferraresi. “Nuestra América es nuestra y Silvio nos viene a abrazar para llenarnos de amor revolucionario”, dijo Paola y agradeció a la Municipalidad por el esfuerzo en la organización del recital. El intendente de Avellaneda se expresó ante el público para terminar recordando la figura de Néstor Kirchner: “Es necesario recuperar la alegría en estos tiempos de persecución de líderes de la región. Necesitamos unirnos para recuperar a la Argentina en el camino de nuestros próceres, como San Martín, Artigas, Perón, y los luchadores populares, como el Che Guevara. Estamos de pie y vamos a luchar por la dignidad, por la libertad, por el trabajo”.
Cuarenta minutos después de la hora anunciada Silvio Rodríguez subió al escenario para presentar a su invitada, la venezolana Cecilia Todd. Es ella la que fue calentando el tono de la tarde noche suburbana. Dedicó su primera canción “Flor de mayo” a Silvio y a la masa. Recreo “Tu boca” de Armando Molero; y “Mi abuela” de Gualberto Ibarreta. Un respetuoso aplauso general la despidió mientras circulaban mates, remeras con la inscripción “No fue magia”, y cantos que quieren poco a Macri y compañía. Alrededor de las 19 horas, Silvio dio comienzo al show que terminaría pasada las 21 horas con el tema “Ángel para un final”. Uno de los momentos más emocionantes del espectáculo fue cuando cantó Eva y las miles de personas que estaban presentes alzaron sus pañuelos verdes y comenzaron a cantar a favor de la legalización del aborto.
Fue una fiesta inolvidable, en la que Rodríguez emocionó al público que colmó Belgrano y las plazas Ucrania y Lolita Torres, con clásicos como Ojalá, Óleo de una mujer con sombrero y muchas más.
El embajador de Cuba en Argentina, Orestes Pérez Pérez, estuvo presente en el recital, además de numerosas personalidades del mundo artístico y político. Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, actores y actrices, cantantes, legisladores, intendentes, y todo el gabinete municipal.

La noche de los lápices. Entrevista a María Seoane.

 

Se cumplen 42 años de la trágica noche donde un grupo de estudiantes secundarios de La Plata que reclamaba por el boleto estudiantil fue secuestrado, torturado y luego desaparecido por las Fuerzas represivas durante la última dictadura cívico-militar de Argentina.

Diego, nuestro profe de historia, tuvo el honor de entrevistar a María Seoane, autora del libro “La noche de los lápices” en el cual se basa la película que lleva el mismo nombre.

La primera edición del libro sale en 1986, ¿Con qué dificultades se encontró tanto al momento de la investigación como al momento de escribir el libro?

Te voy a contar una historia que muy pocos conocen, en agosto del año 1984 cuando vuelvo del exilio, voy a visitar a La Plata a una querida compañera María Alaye, cuya madre Adelina Velázquez de Alaye fue una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo de La Plata (María tenía desaparecido a su hermano). Me invitó un sábado a ver un documental que estaba preparando sobre las denuncias de los desaparecidos. Estamos hablando del ‘84, en plena formación de la CONADEP. Fuimos a un localcito y cuando entrabamos escuche a una señora decir: “Voy a estar ocupada en la noche de los lápices”, yo me detuve porque esa frase “la noche de los lápices” me parecía bella y al mismo tiempo terrible, trágica pero no podía ocultar la belleza de la expresión noche-lápices, la contradicción y entonces dije ¿qué es eso?. María me contó sobre el secuestro de estudiantes secundarios del 16 de septiembre, esa semana de 1976 en La Plata, secuestraron a estudiantes secundarios de entre 14 y 18 años. Me pareció triste, una historia trágica, tremenda, y dije ¿quién es esa señora que está hablando? me dijo Nelva Falcone, la madre de María Claudia Falcone. Entonces salí corriendo a buscarla pero ya se había ido. Le pedí a María el teléfono, me acuerdo que me levante el domingo a las 7 de la mañana para ir a la telefónica a hablar con Nelva y me recibió a las 10 de la mañana, ese domingo de agosto del 84 en su casa. Quedamos para vernos el miércoles posterior en la puerta de la CONADEP que funcionaba en el teatro San Martín, le dije que me interesaba contar esa historia.

Yo había vuelto del exilio con la necesidad de contar la historia de mi generación, como sobreviviente que había sido y por respeto al heroísmo y a las luchas que hacían el sacrificio de esa generación, más allá de sus posturas políticas.

Finalmente el lunes fui al diario “La voz”, me entreviste con Zito Lema que dirigía un suplemento del diario, y le dije “quiero contar esta historia, voy a hacer esta investigación, ¿la puedo publicar acá?” y me dijo sí, por supuesto. El miércoles lo que ocurrió fue que como recien habia llegado a Argentina, estaba buscando trabajo, y ese día tuve la primera cita de trabajo en “El Periodista de Buenos Aires” una revista que se transformó en la principal revista en la transición democrática asique me olvide de la cita con Nelva Falcone, no pude ir. (…)

En Abril de 1985 cuando empieza el Juicio a las Juntas Militares, en la revista “El Periodista” se da la posibilidad de cubrir el juicio, estaban Horacio Verbitsky que trabajaba para la revista, Martín Granovsky y Jose Antonio Rios, y yo me sume a ese equipo. Había como 200 periodistas extranjeros acreditados, el Juicio a las Juntas Militares fue muy trascendente.

El  9 de mayo de 1985, dio su testimonio Pablo Díaz, recuerdo que fue tan impresionante el testimonio de Pablo, que en un momento determinado se produce un receso y en el hall estaba Eduardo Luis Duhalde hablando con Horacio Verbitsky, yo me acerco a Eduardo que ya lo conocía y le digo que impresionante esta historia, habría que contarla, y no me acordaba de lo de La Plata.

La vida era tan vertiginosa en ese tiempo con la democracia, el regreso a la Argentina, el rearmado de la vida, las historias personales. Eduardo me dijo yo estoy haciendo una editorial: Contrapunto, el primer libro que voy a sacar es “Ezeiza” de Horacio Verbitsky y el segundo va a ser “La noche de los lápices”, que bárbaro le dije, ¿quién lo va a escribir? y Eduardo directamente me miró y me dijo: ¡Vos!. (…)

Cuando Pablo terminó de declarar, todo el periodismo se le fue encima. Pablo estaba rodeado de periodistas que lo acosaban y yo no quise, me pareció que era un momento tan delicado de su vida personal, tan expuesto, frente a ese tribunal, contarle al mundo todo lo que había pasado en el Pozo de Banfield. Me acerqué y le deje una tarjeta mía, le dije no es el momento, tenes que estar tranquilo, si queres hablar, llamame y lo deje en paz y me fui.

Aparte la vertiginosidad de esto que comentas y algo que es tan cercano, 1984/1985, las generaciones más jóvenes lo ven como algo muy lejano pero si hablamos del 85 hablamos de dos años de recuperada la democracia…

Así es, 10 días después Pablo me llamó a “El Periodista”, a la redacción y me dijo: “como fuiste la única periodista que entendió como me sentía opte por llamarte a vos”. Así la historia me eligió para que contara esta historia claramente, y mira todo lo que te cuento que paso antes de que yo contara esa historia.

Empecé a trabajar con Pablo y había mucho que reconstruir de la inteligencia y de la policía de la Provincia de Buenos Aires. Hector Ruiz Nuñez que trabajaba en la revista “Humor”, que ya murió lamentablemente, era un buen compañero de trabajo y siempre entendió que si había algo identificado con el libro era mi nombre, era mi historia.

A Hector le pedí por favor que me ayudara con la policía de la Provincia de Buenos Aires, para ver todos los aspectos policiales  y la represión que yo podía encargar sobre todo por reconstruir la historia de los chicos de la noche de los lápices. Y era consciente que después de casi 100 años era el primer libro que existía sobre la lucha política de los adolescentes y estudiantes porque el último había sido “Juvenilia” de Cané, de los hijos de la oligarquía. Entonces se fue dando, empecé a reconstruir la historia con la familia de los chicos y unas compañeras que habían sido secuestradas esa semana de septiembre del 76 hasta concluir con el 21 de septiembre, los secuestros habían empezado el 16 de septiembre y le pusieron ese nombre porque era una forma de llamar a la operación por las fuerzas represivas.

La represión a cargo del General Camps y Miguel Etchecolatz fueron los principales responsables de esa tortura, asesinato y desaparición de los estudiantes secundarios de la noche de los lápices, eran todos estudiantes de colegios de La Plata. Así fui metiéndome en la historia, viajando a La Plata, con sus familias, su historia y en enero de 1986 cuando estaba en proceso de terminación del libro que se terminó en junio de 1986 y lo publicamos inmediatamente, me llamó Héctor Olivera para hacer la película “La noche de los lápices”, que se estrenó en septiembre del 86, a 10 años de aquellos acontecimientos. Circuló por escuelas secundarias, fuimos nosotros a hablar, fue como la gran base que después sirvió para darle sentido a la continuación de la lucha por el boleto secundario y el establecimiento del 16 de septiembre como el dia del estudiante secundario, en homenaje a los chicos de la noche de los lápices y se popularizó la consigna extraordinaria que se llamó “los lápices siguen escribiendo”.

La semana de la noche de los secuestros, septiembre de 1976, un grupo de chicos estuvo en la comisaría de Arana y luego fue liberado, otro grupo fue llevado al Pozo de Banfield, la historia que cuenta “La noche de los lápices” ocurre en el Pozo de Banfield, cuenta la historia de los chicos que efectivamente fueron secuestrados y luego desaparecidos menos Pablo Díaz liberado en diciembre de 1976. Emilce Moler se fue con su familia a Mar del Plata, no estuvo en el Juicio a las Juntas, declaró por exhorto y cuando nosotros construimos el libro recién pudimos verla al final, aparece como Pablo Díaz único sobreviviente, y está Emilce también que ha trabajado arduamente. El libro se centra en aquellos que desaparecieron y fueron secuestrados, torturados y violados en el Pozo de Banfield.

Todo lo demás es como el libro pudo seguir su curso y como la historia pudo seguir su curso y cómo eso se transformó verdaderamente en una prueba de la criminalidad del terrorismo de estado que se expresó sobre todo en adolescentes y en el secuestro de bebés que fue la característica definitivamente criminal además de la desaparición de miles de argentinos.

Para mi generación, el primer acercamiento que tenemos con lo que tiene que ver con la dictadura es fundamentalmente con la película “La noche de los lápices”, es lo primero que nos llega desde el punto de vista informativo, del cine, es el punto de partida de muchos como para empezar a conocer cuál fue la realidad argentina entre el 76 y el 83.

Eso es un gran orgullo para mí y también lo era para Héctor, es un gran orgullo haber contribuido a la conciencia de los jóvenes y a la necesidad de lucha para defender los derechos que es una constante y que por momentos logramos avances importantes como en los últimos doce años y que hoy están en discusión.

¿Qué impresión a Usted le dan estos jóvenes estudiantes que hoy toman como bandera a los chicos de la noche de los lápices, como una bandera reivindicativa y sobre todo en épocas en donde hay una retracción desde el punto de vista educativo, económico y social?

Lo que pasa es que bajo distintas circunstancias, los chicos de la noche de los lápices lucharon contra la dictadura que tenía un modelo económico muy parecido a este que se impone ahora y la defensa de la educación pública, gratuita, obligatoria es una bandera extraordinaria. Esos chicos lucharon en aquel momento y en este momento también, eso nos une, une a la historia de las luchas estudiantiles.

Para terminar, si Ud, quiere comentarnos algo con respecto al rol de los medios de comunicación en la actualidad.

El tema central nuevamente en la lucha de los periodistas es lograr un periodismo que no sea un “periodismo de guerra” como han transformado al periodismo las grandes corporaciones mediáticas.

Periodismo de Guerra es como la continuación de la dictadura, considera a los ciudadanos como objetos militares, a su cabeza como un campo de batalla, con lo cual todo lo que implica la noticias manipuladas, las fake news, la construcción de información como un arma de guerra, es atentatorio contra la libertad de los seres humanos que necesitan información veraz para poder elegir. Es una violación a los derechos del ciudadano a la libertad, porque se necesita información veraz, no sólo para elegir una marca de mayonesa también para elegir a quién te va a representar en lo político conociendo la verdad.

Me parece que las corporaciones mediáticas son el problema más extremo en este momento del capitalismo financiero, usan la cabeza de los ciudadanos, usan la manipulación y las tergiversación, la verdad, la mentira, la pos-verdad, usan esa construcción de información no veraz para lograr determinadas conductas de los ciudadanos. Entonces los periodistas debemos luchar por la veracidad de la información, por que los ciudadanos tengan la posibilidad de tener información veraz que le permita elegir y además que la manipulación es la esclavitud tras someterlos a un modelo económico de saqueo.

Las corporaciones mediáticas venden creencias y si esas creencias están manipuladas, logran efectos en los ciudadanos, logran comportamientos sociales que en su mayoría son atentatorios contra la libertad de los ciudadanos que no tienen veracidad de información,  por lo tanto, me parece que eso es una nueva lucha para los periodistas. Hay que combatirlos, y si son laboratorios mediáticos también porque son más graves, construyen una subjetividad.

El periodismo tiene una tarea por delante que es la lucha por la veracidad, porque el periodismo de guerra convierte a los ciudadanos en esclavos modernos.

María Seoane, es una periodista y escritora argentina. Publicó ocho libros sobre la historia argentina y obtuvo numerosos premios. Fue directora de la Radio Nacional Argentina durante el gobierno kirchnerista hasta su renuncia el 21 de diciembre de 2015. Integra el espacio Comunicadores de la Argentina (COMUNA). Es directora de Contenidos Editoriales del Centro Cultural Caras y Caretas en el grupo editorial Octubre.