Eva Perón

El 7 de mayo pasado María Eva Duarte de Perón, Evita hubiera cumplido 100 años.

Nació en Los Toldos, provincia de Bs As, ella y sus 4 hermanos eran hijos naturales de Juan Duarte que falleció cuando Eva tenía entre 6 y 7 años.

Por esta época se trasladaron a Junín donde Eva vivió hasta 1935, con 15 años se fue de su casa rumbo a Buenos Aires para ser actriz pero el destino tendría para ella otros planes.

En 1944 conoció a Perón y se casó con él en 1945, dueña de una personalidad avasallante Evita despertó la admiración de los sectores trabajadores y el odio visceral de las clases oligárquicas de la Nación.

Su primer discurso fue en la Provincia de Tucuman en el año 1946, en donde comienza sus primeros pasos en la política, en ese discurso ella se carga como embajadora por decirlo de alguna manera de Perón, siendo el nexo de Perón con el pueblo. Cabe remarcar que en ese momento, cuando Evita dio ese discurso, las mujeres no podían votar, no participaban siquiera en la política con lo cual lo que estaba haciendo por ese entonces era totalmente irreverente y estaba mostrando el papel de la mujer en la política.

El 23 de septiembre de 1947 se promulga en Argentina la Ley 13.010 que instituye el voto femenino. Eva se había ocupado de poner la ley en la calle, buscaba que  las mujeres trabajadoras se apropien de esta conquista y las moviliza hacia la plaza de mayo.

El propio Perón, el pueblo, y la historia, le asignaron a Evita un marcado reconocimiento por su campaña a favor de los derechos políticos de la mujer, resumiendo en ella la lucha que en el país se remontaba a finales del siglo XIX.

Tras la firma de la Ley, la CGT organizó una concentración en Plaza de Mayo para celebrar su promulgación, y ante un público numeroso que concurrió desde temprano, Eva Perón manifestaba:

“Mujeres de mi patria: recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo entre vosotras con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas, tropiezos y esperanzas. Por eso hay en ella crispación de indignación, sombra de ataques amenazadores, pero también alegre despertar de auroras triunfales. Y eso último se traduce en la victoria de la mujer sobre las incomprensiones, las negaciones y los intereses creados de las castas repudiadas por nuestro despertar nacional”.  

Luego de obtener el sufragio femenino en 1947 Eva Perón comprendió que la sola existencia de la ley no garantizaba la presencia de las mujeres entre los candidatos con posibilidades de ser electos. Por esa razón, en 1949, junto con otras mujeres que venían actuando políticamente desde 1945, decidieron fundar el Partido Peronista Femenino.

El Partido Peronista Femenino no es una rama del Partido Peronistas, es otro partido en igualdad de condiciones que el masculino, es decir con los mismos derechos y mismas responsabilidades. Debido a su organización autónoma, el 33% de todos los cargos obtenidos por el peronismo debían corresponderle. De este modo gran cantidad de mujeres resultaron electas en 1951 por el partido para ocupar cargos legislativos: 23 diputadas nacionales, 6 senadoras nacionales, y si se cuentan a las legisladoras provinciales fueron electas en total 109 mujeres.

Como primera dama fue presidenta de la Fundación Eva Perón en donde hizo llegar ayuda a los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Tan importante fue su protagonismo que la sociedad exigia que Evita fuera candidata a vicepresidenta para acompañar al Gral. Perón en su segunda presidencia, lamentablemente Eva estaba gravemente enferma.

Evita murió el 16 de julio de 1952 tenía 33 años a causa de cáncer de útero. Cientos de miles de personas desfilaron durante días para despedir a la mujer que había entregado los mejores años de su vida a su tarea social y política.

“Si me preguntasen qué prefiero mi respuesta no tardaría en salir de mi, me gusta más mi nombre de pueblo, cuando un pibe me nombra evita me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y los humildes de mi tierra, cuando un obrero me llama evita me siento con gusto compañera de todos los hombres” Fragmento del libro ”La razón de mi vida” escrito por Eva en 1951.

ALEJANDRA PIZARNIK

Alejandra nació en Avellaneda el 29 de abril de 1936 fue una poeta y traductora Argentina.

La infancia de Pizarnik fue difícil y llena de inseguridades. Más adelante, la poeta utilizará estos acontecimientos familiares para conformar su figura poética.

Alejandra escribe de jaulas, de barcos, de ojos. De vinos, de cielos, de lunas. De azares, de flores y de piedras-muy-pesadas. Es surrealista, sexual, depresiva. En sus poemas es de noche y hay una caja de barbitúricos cerca, por si apetece decir “hasta aquí” y descolgar el teléfono para siempre.

Cuando era pequeña, lloraba su acné y se dopaba a anfetaminas para bajar de peso. Se volvió adicta a las pastillas y vivía a caballo entre el insomnio y la euforia: cisnes enfermos volando bajo por aquí. Reventaba a complejos.Tenía celos de su hermana mayor. Tartamudeaba. Sus padres eran joyeros, inmigrantes judíos de origen ruso y eslovaco. Ella hablaba español con acento europeo y se sentía extranjera en cualquier lado, hasta en su lengua.

Empezó Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires. No la acabó. Dio cursos de pintura, de literatura y periodismo; cojos todos por falta de método. Pizarnik era lectora, lectora, lectora. Por eso mamó del romanticismo, del surrealismo, del simbolismo francés. Lírica, psicoanalítica, falta siempre de algo, de alguien inalcanzado.

Dicen que su familia mutiló sus diarios por pudores. Dicen que se enganchó -no se sabe si platónicamente- a Elizabeth Azcona Cranwell, que formaba parte del grupo de Poesía Buenos Aires, reunidos siempre en el Palacio do Café de calle Corrientes.

Nunca confesó ser lesbiana. Le asustaba la palabra “homosexual”: “Prejuicios viejos en mi vida joven”.

Pizarnik feminista

Muchos de sus poemas son vaginas abiertas; y eso la arrastró a convertirse en un icono del feminismo. Por sacar la cabeza como poeta cuando otras no pudieron. Por hablar de erotismo, de frustración y de desgarro. Por hacerlo desde la óptica de la feminidad. “Una flor / no lejos de la noche / mi cuerpo mudo / se abre / a la delicada urgencia del rocío”, escribió en Amantes. Ganas mustias de sí misma y de otros: “Triste cuando deseo y cuando no. / Triste cuando con un cuerpo y cuando no”. Contaba que sentía “un entrañable calor que me abriga cuando el mundo me golpea”, y que ese calor era “el de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero”.

En París vivió con hombres y mujeres. Allí trabajó para la revista Cuadernos y para algunas editoriales francesas; tradujo a Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Césaire e Yves Bonnefoy; estudió historia de la religión y literatura francesa en la Sorbona. Se hizo amiga de Julio Cortázar, Rosa Chacel y Octavio Paz. Este último le escribió el prólogo de Árbol de Diana (1962), su cuarto poemario.

Se suicidó a los 36 años, con 50 pastillas de Seconal. Quería morir “como muere un animal pequeño en los cuentos para niños -eso tan terrible lleno de hermosura-“. Y se fue en medio de ese intento suyo de “explicar con palabras de este mundo / que partió de mí un barco llevándome”.

(…)Entre otras cosas, escribo para que no suceda lo que temo; para que lo que me hiere no sea; para alejar al Malo (cf. Kafka). Se ha dicho que el poeta es el gran terapeuta. En este sentido, el quehacer poético implicaría exorcizar, conjurar y, además, reparar. Escribir un poema es reparar la herida fundamental, la desgarradura. Porque todos estamos heridos.

(…)

Te pregunto si alguna vez te formulaste la pregunta que se plantea Octavio Paz en el prólogo de El arco y la lira: ¿no sería mejor transformar la vida en poesía que hacer poesía con la vida?

A.P. – Respondo desde uno de mis últimos poemas: Ojalá pudiera vivir solamente en éxtasis haciendo el cuerpo del poema con mi cuerpo, rescatando cada frase con mis días y con mis semanas, infundiendole al poema mi soplo a medida que cada letra de cada palabra haya sido sacrificada en las ceremonias del vivir.

Entrevista de Martha Isabel Moia en Barcelona 1972, publicada en El deseo de la palabra.

Aborto legal: a un año de la vigilia histórica frente al Congreso.

El 13 de junio de 2018 fue una jornada histórica para la política argentina: por primera vez el debate por el aborto legal, seguro y gratuito llegó al recinto del Congreso de la Nación. Un millón de personas se movilizaron desde distintos lugares del país para acompañar la sesión. El debate legislativo duró 23 horas y el feminismo consiguió la media sanción en la Cámara de Diputadxs.

El movimiento Ni una menos y la lucha por el aborto legal transformó a las pibas en feministas para siempre. Nos transformó a todes. Las leyes no siempre reflejan el pulso de una época: esta sí
La marea verde es adolescente, tiene voz, voto, no se subordina al patriarcado, sabe lo que quiere y no tiene vuelta atrás. En un día se produjo la síntesis de más de 30 años y la insistencia de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La lucha tuvo herencia.
No hay una fuerza política que pueda atribuirse la sanción de la ley de aborto legal, porque fue impulso de los feminismos y de las centenas de miles de personas en la calle, a pesar del frío indescriptible y del sueño. Para asesores, diputados y diputadas que estuvieron en todo el proceso de construcción transversal desde marzo a esta parte también algo cambió para siempre en su forma de hacer política. No hay vuelta atrás.
A pesar de que el proyecto se presentó de nuevo, el oficialismo y la oposición acordaron postergar su tratamiento hasta el año que viene.
La Campaña Nacional por el Aborto Legal y Gratuito, encargada de la redacción del nuevo texto, es consciente de esta situación pero no pierde la ilusión: apuesta a colar el debate después de las elecciones generales del 27 de octubre y realizarlo antes del 10 de diciembre, cuando ocurre el recambio parlamentario.
En este punto coincidieron tanto diputados “verdes” como “celestes”, que rápidamente acordaron que las condiciones no estaban dadas para emular lo logrado en 2018. No solo por el interés del Gobierno de no abrir el recinto demasiado sino también por la cantidad de provincias que desdoblaron las elecciones de la nacional, lo que implica que muchos diputados y senadores estén en sus distritos.
Hay otra cuestión que alentó que se dejara de lado el tratamiento: la composición del Congreso. Como no cambió nada con respecto al año pasado, se descuenta que el resultado será el mismo. Ante esto, en Cambiemos -y en un sector de la oposición- consideran que no es conveniente abrir el debate sobre un tema del cual se sabe el resultado.

Las claves del nuevo proyecto
El sujeto que contempla la ley, según el primer artículo, será “toda mujer u otras entidades con capacidad de gestar”. Además, se mantiene que se puede acceder ” hasta las catorce semanas, inclusive, del proceso gestacional”.
Se mantiene el derecho a abortar si el embarazo fuera producto de una violación y si estuviera en riesgo la vida o la salud integral de la mujer o persona gestante. Además, el plazo para acceder seguirá siendo de cinco días desde que se requiera.
Un punto importante es que no se incluye la objeción de conciencia. Esto es porque la Campaña busca que a nadie se le pueda negar el acceso a la IVE: “En ningún caso puede contener consideraciones personales, religiosas o axiológicas de los/las profesionales o personal de salud ni de terceros/as”.
Las menores de trece años que soliciten la práctica deberán hacerlo con el consentimiento informado con la asistencia de al menos uno/a de sus progenitores/as o representante legal. En cambio, si quien quiere realizarse un aborto es una persona adolescente de entre trece y dieciséis años, “se presume que cuenta con aptitud y madurez suficientes para decidir la práctica y prestar el debido consentimiento”. Y para las mayores de 16, se entiende que tienen “plena capacidad” para decidir.
El artículo 11 trae una novedad importante: el derecho al aborto deberá estar incluido en el Plan Médico Obligatorio. De este modo, exige que “todos los agentes y organizaciones que brinden servicios médico-asistenciales a las personas afiliadas o beneficiarias deben incorporar la cobertura integral y gratuita de la interrupción voluntaria del embarazo” e incluye al sector público, privado, obras sociales y prepagas.
En el 12 aparece uno de los reclamos más importantes: la Educación Sexual Integral (ESI). Establece que el Estado, la ciudad de Buenos Aires y el resto de las provincias deben implementar la Ley 26.150 desarrollando la problemática del aborto: “Debe ser enseñado como un derecho de las mujeres y personas gestantes, a través de contenidos científicos, laicos, confiables, actualizados y con perspectiva de género que puedan fortalecer su autonomía. Deben incluirse los contenidos respectivos en el currículo de todos los niveles educativos, independientemente de la modalidad, entorno o ámbito de las instituciones educativas, sean estas de gestión pública estatal, privada o social”.

María Remedios del Valle, la Madre de la Patria

Extraído de Periódico Vas escrito por Mariane Pécora

María Remedios del Valle, la Niña de Ayohuma, la Capitana del Ejército del Norte, la Madre de la Patria, nació en la ciudad de Buenos Aires, entonces capital del Virreinato del Río de la Plata, en 1766. Como establecía el sistema colonial de castas de la época, fue inscripta como ‘parda’ en los registros parroquiales, pues por sus venas corría sangre africana. Por su origen, color de piel y condición de mujer, vivió mamando humillaciones, miseria y discriminación. Sin embargo jugó un rol trascendental en la historia de nuestro país.

Durante la segunda invasión inglesa al Río de la Plata, formó parte del grupo de mujeres que auxilió a los milicianos del Tercio de Andaluces que defendió la ciudad en la zona de Barracas. El comandante de ese cuerpo, José Merelo, relata en el parte de guerra que María Remedios “asistió y guardó las mochilas para aligerar su marcha a los Corrales de Miserere”. Su esposo integraba el Batallón de las Castas, un grupo de voluntarios indios, pardos y morenos que, comandados por el teniente Juan del Pino, participaron en la reconquista de la ciudad.

En 1810 adhiere a la Revolución de Mayo. En julio de ese año, junto a su esposo e hijos, se incorpora a la división comandada por Bernardo de Anzoátegui del Ejército del Norte. Entonces asiste a la tropa curando heridas y proveyendo alimento. En 1811combate en la batalla de Huaqui, donde las fuerzas independentistas son derrotadas. En 1812 Manuel Belgrano se pone al frente del Ejercito del Norte, María Remedios participa activamente en el Éxodo Jujeño y en la batalla de Tucumán, donde adquiere un protagonismo relevante cuando, haciendo caso omiso de los prejuicios de su comandante, arremete desde la retaguardia. Se destaca también en la batalla de Salta, donde, tras el repliegue del ejército español, la soldadesca comienza a llamarla “Madre de la Patria”. Desde entonces Manuel Belgrano le permite combatir en el frente de batalla y la designa “Capitana del Ejército”. En cada una de estas batallas recibe profundas heridas, pero la única irrecuperable fue la pérdida de su marido y sus dos hijos. En octubre de 1813 los realistas derrotan al Ejercito del Norte en Vicalpugio y un mes más tarde en Ayohuma.  En esta última batalla, da combate al tiempo que asiste a la tropa. Pasa a la historia como una de las Niñas de Ayohuma. Pero tras recibir una herida de bala es tomada prisionera por los españoles. No se rinde. Desde el campo de prisioneros colabora en la fuga de varios oficiales de su ejército. Advertidos los realistas de esta maniobra la someten al escarnio público, durante nueve días recibe azotes que dejan huellas en su cuerpo y rostro. No se rinde. Logra escapar y se reintegra al ejército libertador, empuñando las armas y ayudando a los heridos en los hospitales de campaña. Más tarde se une a las fuerzas de Martín Miguel de Güemes y de Juan Antonio Álvarez de Arenales. Herida en seis oportunidades, su ímpetu de batalla es un ejemplo de coraje.

Concluida la guerra, con mucha pena y sin ninguna gloria, regresa a la ciudad de Buenos Aires. Cansada de golpear  puertas y escribir misivas a quienes habían sido sus pares en el campo de batalla y sumida en la más completa indigencia, se refugia en un rancho de las afueras. El hambre, el desamparo y la soledad la llevan a mendigar en los atrios de las iglesias, en La Recova o la Plaza de la Victoria.

Una mañana de 1820 el general Juan José Viamonte, con quien había batallado en Alto Perú,  la reconoce vencida por el frío, acurrucada en La Recova. Comienza, sin suerte, a gestionar una pensión de guerra para La Capitana. En 1826, cuando es elegido diputado, consigue que la Sala de Representantes considere otorgar un reconocimiento monetario por los servicios prestados a la patria por María Remedios. Recién en 1828, los ediles conceden una pensión de apenas 30 pesos mensuales.

En 1830, el flamante gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, la asciende a “Sargento Mayor de Caballería” y la incluye en la  plana mayor del Cuerpo de Inválidos, con el sueldo íntegro de su clase y jerarquía de, aproximadamente, 400 pesos. En gratitud hacia quien la sacó de la indigencia, María Remedios del Valle cambió su nombre a Remedios Rosas.

Murió el 8 de noviembre de 1847, sin haber recibido en vida nada más que un estipendio en reconocimiento por su colaboración en la Guerra de la Independencia.


Julieta Lanteri

Julieta Lanteri nació el 22 de marzo de 1873, en Cuneo, Italia. Llegó a Buenos Aires cuando tenía 6 años, y a diferencia de otros inmigrantes, su padre era propietario de una casa ubicada sobre Av. Santa Fe, condición que les permitió vivir con algunas comodidades y  que Julieta pudiera dedicarse a estudiar.

Fue la primera mujer en recibirse de bachiller en el colegio Nacional de La Plata. En marzo de 1896 solicitó a Leopoldo Montes de Oca, decano de la Facultad de Medicina, el ingreso a la carrera. En 1898 se recibió de farmacéutica en la UBA. Se convirtió en la sexta mujer en recibir el título de médica en nuestro país, y la primer italiana en conseguirlo.

En 1906 participó del congreso Internacional de Libre Pensamiento que se realizó en buenos aires, e integró el Centro Feminista impulsado por Alicia Moreau de Justo.

En 1908 propuso la organización del Primer Congreso Femenino Internacional, que se celebró en Buenos Aires en 1910, y del que fue secretaria, En el presento una ponencia sobre prostitución y acusó a las autoridades de turno: “Si este mal existe es porque los gobiernos no se preocupan por extirparlo, y puede decirse que lo explotan desde que lo reglamentan y sacan impuestos de él”.

A los 36 años, cuando era vista como una solterona, Julieta se casó con un hombre 14 años menor que ella y completamente desconocido. Sus compañeras feministas habían elegido pareja de otra manera. “Fenia Chertkoff se casó con el dirigente socialista, doctor Nicolás Repetto. Su hermana, Mariana Chertkoff, con Juan B. Justo, fundador del partido de su concuñado, quien, luego de enviudar, se unió con Alicia Moreau a la que doblaba en edad; Elvira Rawson, con Arturo Dellepiane, también médico”, diferenció Bellota en su biografía.
Julieta quiso especializarse en salud mental e intentó una adscripción como docente en la Cátedra de Psiquiatría. La rechazaron “con la excusa de su condición de extranjera, pero la verdad debe hallarse en el hecho de ser mujer”, advirtió Barrancos. Tozuda, de una gran inteligencia, Julieta se presentó entonces a reclamar la ciudadanía argentina a la Justicia, un ámbito al que recurriría insistentemente en su gran cruzada por la igualdad. Logró un fallo favorable en primera instancia, pero el procurador fiscal lo desestimó al señalar que se trataba de una mujer casada y como tal requería del permiso del esposo para iniciar la causa judicial. La batalla duró ocho meses, pero finalmente la ganó.

En 1911, tras obtener la nacionalización argentina, fue a inscribirse al Padrón Electoral de la Ciudad de Buenos Aires aprovechando el reempadronamiento. Quería votar en las elecciones que se aproximaban para renovar el Concejo Deliberante. Se convirtió en pionera. Con su vestido blanco se presentó en la iglesia de San Juan, en una fila masculina, en una época en la que era impensado que una mujer sufragara. Fue el 23 de noviembre de 1911, faltaban casi cuarenta años para la sanción del voto femenino.

En vísperas de los comicios nacionales de 1919 descubrió que su nombre no figuraba en los padrones y volvió a recurrir a los tribunales, pero su reclamo fue rechazado con el argumento de que debía exhibir la libreta de enrolamiento, un documento exclusivamente masculino. Decidió dejar esa batalla para más adelante. Encontró que la Constitución nacional vedaba la posibilidad de votar a las mujeres pero no la de ser elegidas. Entonces, creó su propia agrupación, el Partido Nacional Feminista, en abril de 1919, y se presentó como candidata a diputada. Nuevamente sería pionera.

En 1920 organizó junto con Alicia Moreau de Justo un simulacro de votación femenina en el que participaron más de 4000 porteñas. Siguió presentándose como candidata hasta 1930. En el ínterin reclamó en los cuarteles y hasta frente al ministro de Guerra de Yrigoyen que le permitieran hacer el servicio militar para poder así conseguir libreta de enrolamiento e incorporarse al padrón.

Murió dos años después, el 23 de febrero de 1932, en un extraño accidente. La atropelló un auto en la esquina de Diagonal Norte y Suipacha a las 3 de la tarde. Tanto Bellota como la periodista Ana María de Mena, que publicó en 2002 un libro sobre Lanteri, pudieron recabar indicios como para sospechar –dicen– que pudo tratarse de un asesinato político. Julieta tenía 59 años. Dos días antes había asumido el general Agustín P. Justo como nuevo presidente.

NI UNA MENOS

En 1995, Susana Chávez escribió un poema con la frase «Ni una muerte más» para protestar por los feminicidios en Ciudad Juárez. En 2011, la poetisa fue una víctima de femicidio.

Vanina Escales, comunicadora y activista, propuso «Ni una menos» para llamar a la maratón de lectura del 26 de marzo de 2015 y el nombre se mantuvo para la movilización del 3 de junio de 2015.
La primera edición de la movilización contra la violencia de género Ni Una Menos reunió alrededor de 250 mil personas en la ciudad de Buenos Aires, el 3 de junio de 2015. Se multiplicó en más de 120 puntos del país. Hubo manifestaciones con decenas de miles de asistentes y otras con cien, en ciudades y pueblos.

El 3 de junio de 2015, cientos de miles de personas salieron a la calle en distintos puntos de la Argentina, movilizadas con la consigna “ni una menos”. 23 días antes, un grupo de periodistas, artistas, investigadoras y activistas había difundido por Twitter la convocatoria. “Basta de femicidios”, fue el llamado: “sólo por ser mujer cada 30 horas una mujer es asesinada en nuestro país” (Observatorio de Femicidios en la Argentina 2015) Campaña que fue desde el 11 de mayo al 3 de junio que se movilizó. En la Argentina, la convocatoria Ni Una Menos se ha convertido en un máximo exponente de las multitudes auto convocadas y auto organizadas a través de la red.


“Ni Una Menos salió del gueto de grupos feministas minúsculos a la agenda pública, las tapas de los diarios, los medios. Probablemente las mujeres dentro de los medios hegemónicos empezaron a ver que ese tratamiento estigmatizador y que culpabiliza a las víctimas era una cosa contra ellas mismas. Hubo una toma de conciencia. Quedó claro que lo personal es político, no es individual. La violencia no es un fenómeno individual, entonces no puede ser tratada como un crimen pasional o crímenes individuales” (Sabrina Cartabia, organizadora).

“Ni Una Menos implica la posibilidad de muchas mujeres de darse cuenta de que no están solas. Ese momento en que la lucha contra la violencia toma un estado público mucho mayor en redes sociales y en medios de comunicación, genera un antes y un después” (Luciana Peker)

A  los reclamos del colectivo este 2019 se sumaron también este 3 de junio el de la declaración de emergencia por la violencia de género, la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y la aplicación de la Educación Sexual Integral (ESI).

En paralelo a las marchas en Buenos Aires hubo movilizaciones tras la consigna #3J2019 en distintas ciudades del país como La Plata, Salta, Mar del Plata, Jujuy, Tucumán y Córdoba; en esta última, el fin de semana pasado ocurrieron dos femicidios en las localidades de Viamonte y Anisacate.

Alicia Moreau de Justo

Alicia Moreau nació el 11 de octubre de 1885 en Londres, lugar al que debieron exiliarse sus padres buscando refugio producto de las persecuciones luego de la derrota de la Comuna de Paris de 1871, de la que su padre participó activamente.

Poco después volvieron a Buenos Aires, donde Armand Moreau se unió al grupo socialista “Los Iguales” una de las organizaciones que luego formaría parte de la fundación del Partido Socialista.

Alicia cursó la escuela secundaria en el Normal 1, donde en el año 1904 recibió su título de maestra. En esos años tuvo como profesor de filosofía a Hipólito Yrigoyen.

En 1906 participó del Congreso Internacional de Libre Pensamiento, allí presentó un trabajo titulado “Educación y revolución” sobre la educación en la Revolución Francesa, que le otorgó el reconocimiento de importantes figuras como, José Ingenieros, Juan B. Justo, Margarita Ferrari, María Abella de Ramírez, Enrique del Valle Iberlucea y Enrique Dickman. Alicia decía: “La Iglesia ha perdido su prestigio, el mundo se ríe de las excomuniones. Si ha caído este poder, inmenso en una época, si la humanidad se ha curado de uno de sus mayores males, ¿Cómo no ha de curarse de los otros, curarse del dogma patriótico? Desaparecerán las desigualdades sociales que hacen que la inmensa mayoría de la gente tenga ante todo el derecho de sufrir al lado de los que tienen el de gozar de la vida en toda su belleza”.

Al poco tiempo, la llamaron para dar cursos en la Sociedad Luz, institución creada para promover la educación obrera. Allí, enseñó filosofía, astronomía, teorías científicas, hasta los efectos del consumo de alcohol y transmisión de enfermedades venéreas.

En 1910, creó el Ateneo Popular, un centro de difusión de la cultura para la clase obrera.

Estuvo muy comprometida con las causas sociales, por eso apoyo la huelga de inquilinos, participó en la creación de la Liga de los Derechos del Niño y en el Comité Pro Derecho del Sufragio Femenino.

En el año 1914 se recibió de médica. Su tesis doctoral fue sobre la función endocrina del ovario, realizó su residencia en el Hospital de Clínicas y al poco tiempo se especializó en enfermedades femeninas.

Participó como delegada en el Congreso Internacional de Obreras que se llevó a cabo en Washington en 1919, allí conoció a las sufragistas norteamericanas. Este encuentro le sirvió de impulso para crear la Unión Feminista Nacional.

En 1920, la Unión llevo a cabo un simulacro de votación: instalaron urnas en 20 distritos electorales de la Capital. El escrutinio le dio el triunfo a las socialistas y en segundo lugar a las radicales. Mientras que en las elecciones oficiales de ese año se enfrentaron dos mujeres: Alicia Riglos de Berón de Astrada, por el Partido Socialista, y Julieta Lanteri por el Partido Feminista Nacional.

Un año después, Alicia se afilió al Partido Socialista y luego de casarse con el doctor Juan Bautista Justo, se incorporó al Comité ejecutivo quedando a cargo de las agrupaciones feministas. Su trabajo fue fundamental para la obtención de los derechos de las mujeres, aunque no se consiguieron los derechos cívicos.

Al morir su esposo, en 1928, Alicia decidió no bajar los brazos y continuar trabajando en pos de mejorar la realidad del país.

En 1932, el socialismo presentó un proyecto de ley para establecer el Sufragio Femenino pero fue ampliamente rechazado por los conservadores y no se concretó hasta 1947.​ Apoyó a la Segunda República Española en la guerra civil y fue una asidua crítica del peronismo, al que juzgó como antidemocrático.

En 1958, participó de la división del Partido Socialista y la fundación del Partido Socialista Argentino, ocupando la dirección del periódico La Vanguardia hasta 1960.

Participó activamente en temas vinculados a la lucha contra la dictadura militar, los derechos de las mujeres y cuestiones políticas vinculadas al partido socialista.

Falleció a los 100 años, el 12 de mayo de 1986.

“El 21 de noviembre tendrá lugar un nuevo ensayo de voto femenino. Esta vez con motivo de las elecciones municipales… (…) Lo que pretendemos es despertar la atención de las mujeres, es interesarlas en el movimiento, es provocar una manifestación de opiniones. (…) Cuando hayamos llegado a la conquista del sufragio, sólo entonces será el momento de una acción política definida… (…) Recuerden…que los verdaderos derechos se deben conquistar, que es necesario vencer los conservadores, rutinarios retrógrados, los temerosos de lo nuevo, los amantes del pasado, que es necesario vencer el temor de los políticos que ven con recelo esa incógnita que encierra el voto femenino ( y tal vez sea éste el mayor obstáculo); recuerden las mujeres que dispersas las fuerzas se debilitan y que para conseguir el bien común necesario es sacudir la apatía y elevarse por encima del bienestar del momento presente.”

Revista Nuestra Causa, “El ensayo del voto municipal femenino”, por Alicia Moreau, 10 de noviembre de 1920

“Es un momento que como sociedad nos estamos debatiendo y replanteando un montón de cosas y se nos junta con esta idea que tenemos de que el arte transforma”

El grupo oriundo de Santa Fe expande con su música hace un poco más de 10 años, con canciones enraizadas en la cultura Latinoamericana y también de nuestro país busca favorecer un acercamiento afectivo de los más chicos a un patrimonio cultural que les es propio. Sus letras son una puerta al humor, la sorpresa, la emoción y la creatividad, intentando que cada canción, además de disfrutarse, pueda ser un disparador para imaginar, pensar y preguntar.

Canticuenticos está formado por Daniela Ranallo (voz), Laura Ibáñez (voz), Ruth Hillar (voz, flauta y acordeón), Daniel Bianchi (guitarra, charango y coros), Gonzalo Carmelé (bajo y coros), Nahuel Ramayo (batería, percusión y coros) y Sebastián Cúneo (producción). También lo integran Cintia Bertolino (voz invitada y asistencia de puesta en escena), Gastón Menguez (guitarrista invitado), Darío Zini (asistencia de escenario, aerófonos, charango y percusión) y Javier Escandell (sonido en vivo).

Sus canciones se cantan, bailan y escuchan en miles de escuelas y jardines de Argentina y Latinoamérica, y sus videos son vistos cientos de miles de veces por día acumulando más de 130.000.000 de vistas en su canal de YouTube.

El pasado 11 de mayo se presentaron en el Teatro Colonial de nuestra ciudad en donde brindaron un show hermoso a sala llena. Desde Ultimo Bondi tuvimos la oportunidad de conversar para Radio Patas con Gonzalo y Daniel, integrantes de la banda.

  • Ustedes que están muy relacionados con la cultura latinoamericana y con la cultura Argentina y eso lo traen a los chicos, ¿cúal es el objetivo?

Gonzalo: El primer objetivo de Canticuenticos es hacer un aporte al cancionero popular infantil, partiendo de esa base se comienza a gestar el proyecto que se encuentra enmarcado en composiciones originales que son del grupo con la premisa de trabajar todo sobre el ritmo folclórico argentino y latinoamericano porque es la música que nos gusta, sentimos que nos representa y por supuesto se trata también en este cancionero popular vincular a chicos, chicas y también grandes con un patrimonio cultural que es propio digamos que es nuestro de acá. Entonces bueno bajo esa premisa es que nace el proyecto y lo seguimos llevando adelante con esa misma impronta que ya va un poco más de 10 años desde que se gestó. Y todos estos caminos que vamos transitando y cosas nuevas que nos vamos encontrando siempre nos encuentra a nosotros en ese mismo lugar.

Nos pone muy contentos de que tenga este recibimiento y esta vuelta del lado de la butaca de quienes escuchan nuestros discos o ven nuestros libros, re lindo vincularse con esto.

  • ¿El proceso creativo lo trabajan en conjunto o tienen tareas asignadas?

Daniel: Generalmente lo trabaja una de las integrantes del grupo que es Ruth junto con Sebastián, ellos hacen la parte compositiva, nos muestran las canciones y entre todos trabajamos los arreglos y así vamos armando el contenido de las canciones.

  • A la hora de las giras, ¿Cómo se arreglan con la familia?

Daniel: En mi caso mi señora también es parte del grupo (Laura Ibañez) tenemos dos chicos chiquitos que nos acompañan a todas la giras Fermín me ayuda a armar la guitarra, en casa la saca y la toca, una alegría que ellos se críen dentro un ambiente de creatividad y también el escenario es una parte de juego con ellos, porque llegamos a casa y volvemos a hacer el show. Totalmente natural, jugamos con las canciones y nos vamos llevando muy bien.

Gonzalo: En mi caso no viajan conmigo pero aveces si nos acompañan, tengo dos nenas que se quedan allá en Santa Fe pero si, también esta cuestión del vínculo con el escenario o con la actividad que desarrollo, esta bueno lo sentimos bastante natural y cada vez que pueden venir vienen y la pasan bomba porque esto se convierte en un jardín de infantes, por supuesto que hay más juguetes que músicos eso seguro (risas).

  • Y con temas actuales como la cuestión de género que hoy se encuentra en pleno desarrollo positivo, ¿cómo se encuentran con eso?

Gonzalo: Es un momento que como sociedad nos estamos debatiendo y replanteando un montón de cosas y se nos junta con esta idea que tenemos de que el arte transforma, es un vehículo fantástico para llevar ideas y en eso nos sentimos muy cómodos de poder decir libremente lo que creemos, tener una posición formada y a través de las canciones  manifestarlas.

Nosotros como padres, en nuestro seno familiar tenemos esta propuesta de poder hablar las cosas libremente con nuestros hijos e hijas y es lo que queremos hacer en el escenario y en las canciones.

  • Vinculado con el género y con la Educación sexual integral puntualmente, ¿en qué  piensan cuando involucran la ESI en las canciones y como les repercute interpretarlas?

Daniel: Además de músicos la mayoría de nosotros somos educadores también, trabajamos como maestros de música, creemos que es fundamental que estos temas se hablen en un marco como es la escuela desde una mirada científica y también humana. La sexualidad, por ejemplo, no es una cuestión puramente biológica o física sino que incluye un aspecto psicológico, un aspecto ético, jurídico y social que involucra y atraviesa la humanidad entera, osea toda la personalidad de un niño en este caso así que me parece que son temas super importantes.

Hablando desde áreas curriculares es un tema transversal que abarca desde la biología hasta muchas otras asignaturas; como decíamos la parte jurídica, la psicología, la educación emocional y creemos mucho en ese tipo de formación.

Solamente con el conocimiento la educación está incompleta, la educación no debe transmitir solo conocimiento sino involucrar al ser humano en su complejidad en ese sentido me parece que son temas fundamentales de tratar y más en momentos como los que estamos viviendo en los cuales son esos temas tabú los que son re importantes que se definan y que lo charlemos entre todos como sociedad.

Virginia Bolten

Una de las anarquistas más reconocidas en la historia del movimiento obrero de Argentina y Uruguay. Rearmar su historia y todo su recorrido no fue tarea fácil, Agustina Pietro, Investigadora del Consejo de Investigaciones de la Universidad Nacional de Rosario, Laura Fernández Cordero, Investigadora asistente del CONICET y docente de la UBA, Pascual Muñoz, Licenciado en Sociología en la Universidad de la República Uruguay e investigador independiente del anarquismo en la región uruguaya reconstruyeron la vida de Bolten, encontraron documentación desconocida y la publicaron en la edición número 14 de “Políticas de la Memoria”.

El acta de bautismo indica como fecha de nacimiento el 26 de diciembre de 1876, según ese documento su padre era alemán y su madre, María Dominga Sánchez era de San Luis. La primera referencia fehaciente a la presencia de Bolten en Rosario proviene del segundo Censo Nacional realizado en mayo de 1895. Manuel Manrique (21) y Virginia de Manrique (19). Sabían leer y escribir, llevaban 1 año de casados y no tenían hijos. El casillero con la pregunta si no es católico, ¿qué religión tiene? fue dejado en blanco, las instrucciones operativas del censo establecían que “el censista solo hará la pregunta sobre religión cuando tenga motivo para creer que el censado no es católico en cuyo caso anotará con una sola palabra el nombre de la religión que le digan , si el censado es católico se dejará la línea en blanco. Su primer hija nacida en octubre de ese año fue bautizada según registros.

Esta información pone en duda la participación protagónica de Bolten en el acto conmemorativo del 1ro de mayo de 1890 de Rosario.No se encontraron referencias directas en la prensa, ni tampoco hay indicios que se muestre su participación efectiva de todos modos es posible que participase aunque tenía solo 14 años, tampoco hay pruebas de su pertenencia al anarquismo en ese momento. Según el censo sabemos que por ese entonces era católica, es probable que su identificación con el anarquismo haya tenido lugar hacia fines de 1898, cuando regresan de Montevideo hacia Rosario.

En el año 1902 Rosario era “La Meca del anarquismo” o “La Barcelona Argentina”, cuya construcción material y simbólica de la Barcelona Argentina fue obra de muchos hombres y mujeres cuyos nombres quedaron en el anonimato y de algunas figuras como Emilio Z de Arana, Rómulo Ovidi, Teresa Marchisio, Virginia Bolten, Domingo Lodi, entre otrxs. La promulgación de la ley de residencia a fines de ese año, puso en situación de expulsados a la totalidad de lxs mencionadxs. Virginia Bolten figuraba en el listado de los afectados por dicha ley como “anarquistas y agitadores que deben ser vigilados”, Bolten y Manrique dejaron la ciudad para esa fecha.

El anarquismo en general era reacio a separar la emancipación de las mujeres de la lucha por la emancipación de la humanidad, así que las dos luchas se entrelazaban. En este marco Virginia Bolten fue una militante integral que buscaría dar a la emancipación de sus compañeras de trabajo, de vida, de genero, un espacio central en el ideario libertario.

Se la menciona a Bolten como una de las fundadoras de La Voz de la Mujer de Buenos Aires de 1896/1897.La Protesta,el periódico Libertario de Bs As da cuenta de las actividades desplegadas por el Grupo Las Proletarias, donde las mujeres tienen nombre propio y el de Virginia Bolten una presencia destacada: escribe doctrina, actúa como corresponsal y aparece como protagonista de varios de los sucesos que acompañó a la construcción de la Barcelona Argentina.

Durante el año 1903 Virginia realizó una extensa gira de propaganda impulsada por el Comité Federal de la federación obrera Argentina que la llevó por San Nicolás, Campana, Tandil, Villa Constitución, Santa Fe, Rafaela y Rosario para concluir con una participación en la celebración del segundo aniversario de la fundación del Sindicato de Portuarios que tuvo lugar en la ciudad de Buenos Aires. Entre sus temas a desarrollar hablaba de Emancipación de la mujer y de El verdadero Feminismo. Participó como oradora en funciones de propaganda ideológica pero intervino también en asambleas de sociedades que plantean reclamos gremiales (panaderos, carpinteros) y que se crean o reorganizan en función de estos reclamos.

En 1905 Virginia es deportada junto a sus 4 hijxs, así recalaron en Montevideo, los deportados fueron recibidos por los anarquistas de la ciudad que rápidamente comenzaron la agitación contra la represión en Argentina. Durante el tiempo en el que se encuentra refugiada en Uruguay realizó colaboraciones en distintos medios gráficos con artículos en constantes ataques al gobierno Argentino y al pedido de la lucha frontal contra el mismo. Participó así del periódico El Obrero y Regeneración, a comienzos de 1908 colabora con el diario La Acción Obrera, este periódico se hace eco de las luchas de los obreros de los frigoríficos y ramas afines.

Para 1909 estuvo cercana al equipo redactor de La Nueva Senda, este periódico irrumpe en el campo de la propaganda anarquista con un lenguaje más combativo que el empleado por el resto de la prensa anarquista del momento. En Montevideo organizó protestas por la brutal represión del 1 de mayo de 1909 en Buenos Aires, donde las fuerzas policiales de Ramón Falcón asesinaron cerca de una decena de obreros.

En 1911 trabajó en la Asociación Femenina Emancipación, organizando a las mujeres anticlericales, a las operadoras telefónicas (en su mayoría mujeres) y activó contra las sufragistas femeninas.

El año 1912 encuentra a Virginia participando del 1ro de mayo en un acto convocado conjuntamente por la Federación Obrera y el Partido Socialista en Uruguay, en su discurso reivindicó para la mujer el derecho de defender sus ideas y afirmó que no quería aplausos sino conciencia. De aquí en más los pasos de ella se hacen difusos, para estos tiempos Virginia Bolten ya es considerada una “Vieja Luchadora”.

Murió muchos años después el 23 de julio de 1960, según sus familiares se despidió con la misma lucidez mental y rectitud moral que sostuvo durante toda su vida.


En la edición del mes de octubre de La Protesta en 1900 Bolten firma una nota de carácter doctrinario “Preguntas y respuestas”


“ESO QUE LLAMAN AMOR ES TRABAJO NO PAGO”

#1DeMayo #DiaDeLaTrabajadora
.
-Las mujeres sufren mayores niveles de desempleo y precarización laboral que los varones y ganan en promedio un 27% menos que sus pares.
-Quienes más expuestxs están a la desocupación son lxs jovenes menores de 30 años, sobre todo las mujeres entre quienes 1 de cada 5 busca activamente un trabajo y no lo consigue 
-El sector que mayor cantidad de mujeres emplea es el de los servicios domésticos.
-El trabajo doméstico es No remunerado, todas esas tareas que se llevan a cabo en el hogar y permiten que la economía funcione, llevamos adelante el 76% de esas tareas.
-La redistribución de los trabajos no pagos genera pobreza de tiempo e impacta de manera negativa sobre las posibilidades de conseguir empleos formales y sobre la independencia económica.
“ESO QUE LLAMAN AMOR ES TRABAJO NO PAGO”

En este día reivindicamos la lucha, como dijo Rosa Luxemburgo “Quien no se mueve no siente las cadenas”

Informe de Economía Feminista