La Historia Oral, la Olimpiada y la Escuela.

Por el profesor Diego Huguenet

A menudo, cuando se piensa a la Historia como espacio curricular dentro del sistema educativo, se cae en el error de pensar a la ciencia como algo estático, memorístico y en general poco significativo para el quehacer diario. Muchos de los que habitamos las aulas luchamos día a día, año tras año, para desterrar esta creencia. Muchos entendemos que a la historia hay que interpelarla, cuestionarla y ser críticos de todos los procesos históricos que estudiamos o que acercamos a nuestros alumnos y alumnas.

Desde hace algunos años, la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad Nacional del Litoral, viene organizando una Olimpiada de Historia en donde participan escuelas de todo el país y que cuenta con las instancias Colegial, Jurisdiccional y Nacional. Este año, tan particular para todo el mundo, no fue la excepción. Más allá de las modificaciones operativas a las que se vieron obligados, los organizadores del certamen trabajaron y siguen trabajando para que la historia sea una ciencia dinámica y convocante.

Existen varios elementos que nos llevan a desarrollar estas líneas en la página de nuestra querida RADIO PATAS, que siempre estuvo atenta al desarrollo cultural de Avellaneda. En primer lugar, una de las categorías existentes en el certamen está vinculada a la Historia Oral: INICIACIÓN A LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA. PRODUCCIÓN DE FUENTES ORALES. “Voces de trabajadores”. En segundo término, una escuela de nuestra ciudad, específicamente de la localidad de Sarandí, participa del certamen. El Instituto Nuestra Señora de Loreto se inscribío en tres de las cuatro categorías que se establecieron en la Olimpiada de Historia. Y en tercer lugar, pero no menos importante, dentro de la categoría de fuentes orales, uno de los dos grupos de alumnos y alumnas que participaron lograron clasificar para la Instancia Nacional que se desarrollará entre los días 16 y 18 de diciembre de 2020.

Cabe destacar que los alumnos y las alumnas que desarrollaron sus trabajos de investigación están cursando el 2do año del colegio secundario, es decir, todos tienen menos de 15 años. Sin embargo lograron realizar investigaciones con un grado de madurez extraordinario.

Los trabajos presentados están directamente vinculados con el mundo del trabajo y el contexto de crisis laboral de los últimos treinta años de historia argentina. Por un lado, las alumnas Rocío Barone, Angelina Mircoli y Stephania Niekrasas entrevistaron a un trabajador de YPF residente en Comodoro Rivadavia y que fue uno de los testigos privilegiados del proceso de privatización de la petrolera nacional. Y por el otro, los alumnos Martina De Franchis, Juan Ignacio De Renzis y Jeremías Silva entrevistaron a Federico Tonarelli vicepresidente de la Cooperativa Hotel BAUEN, que brindó información sobre la historia y la situación actual de la cooperativa de trabajo. En este caso, el trabajo titulado “Uno solo no llega a ningún lado. El Bauen en manos de sus trabajadores” representará al Instituto Nuestra Señora de Loreto y a la Ciudad de Avellaneda en la Instancia Nacional.

La experiencia fue y es sumamente enriquecedora para lxs jóvenes investigadores que debieron empaparse de la historia reciente de nuestro país de manera presurosa ya que el diseño curricular de la provincia de Buenos Aires establece que la segunda mitad del siglo XX se imparte durante el ciclo superior de la escuela secundaria, es decir, en 5to año. Además, fue necesaria la incorporación de técnicas de investigación propias de la historia oral, como la realización de entrevistas y la posterior desgrabación de las mismas. Sumando también a la necesidad de contrastar las fuentes orales con las fuentes escritas.

Si bien desde el lugar que nos toca, deseamos profundamente que los jóvenes sean los ganadores de la edición 2020, creemos que la experiencia adquirida por Martina, Angelina, Stephania, Rocío, Juen Ignacio y Jeremías logró darles a cada uno de ellos una perspectiva distinta de la ciencia histórica. Permitiéndoles saber que la historia es dinámica y que ellos, como actores críticos, pueden interpretarla, analizarla y contarla.