Eva Perón

El 7 de mayo pasado María Eva Duarte de Perón, Evita hubiera cumplido 100 años.

Nació en Los Toldos, provincia de Bs As, ella y sus 4 hermanos eran hijos naturales de Juan Duarte que falleció cuando Eva tenía entre 6 y 7 años.

Por esta época se trasladaron a Junín donde Eva vivió hasta 1935, con 15 años se fue de su casa rumbo a Buenos Aires para ser actriz pero el destino tendría para ella otros planes.

En 1944 conoció a Perón y se casó con él en 1945, dueña de una personalidad avasallante Evita despertó la admiración de los sectores trabajadores y el odio visceral de las clases oligárquicas de la Nación.

Su primer discurso fue en la Provincia de Tucuman en el año 1946, en donde comienza sus primeros pasos en la política, en ese discurso ella se carga como embajadora por decirlo de alguna manera de Perón, siendo el nexo de Perón con el pueblo. Cabe remarcar que en ese momento, cuando Evita dio ese discurso, las mujeres no podían votar, no participaban siquiera en la política con lo cual lo que estaba haciendo por ese entonces era totalmente irreverente y estaba mostrando el papel de la mujer en la política.

El 23 de septiembre de 1947 se promulga en Argentina la Ley 13.010 que instituye el voto femenino. Eva se había ocupado de poner la ley en la calle, buscaba que  las mujeres trabajadoras se apropien de esta conquista y las moviliza hacia la plaza de mayo.

El propio Perón, el pueblo, y la historia, le asignaron a Evita un marcado reconocimiento por su campaña a favor de los derechos políticos de la mujer, resumiendo en ella la lucha que en el país se remontaba a finales del siglo XIX.

Tras la firma de la Ley, la CGT organizó una concentración en Plaza de Mayo para celebrar su promulgación, y ante un público numeroso que concurrió desde temprano, Eva Perón manifestaba:

“Mujeres de mi patria: recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo entre vosotras con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas, tropiezos y esperanzas. Por eso hay en ella crispación de indignación, sombra de ataques amenazadores, pero también alegre despertar de auroras triunfales. Y eso último se traduce en la victoria de la mujer sobre las incomprensiones, las negaciones y los intereses creados de las castas repudiadas por nuestro despertar nacional”.  

Luego de obtener el sufragio femenino en 1947 Eva Perón comprendió que la sola existencia de la ley no garantizaba la presencia de las mujeres entre los candidatos con posibilidades de ser electos. Por esa razón, en 1949, junto con otras mujeres que venían actuando políticamente desde 1945, decidieron fundar el Partido Peronista Femenino.

El Partido Peronista Femenino no es una rama del Partido Peronistas, es otro partido en igualdad de condiciones que el masculino, es decir con los mismos derechos y mismas responsabilidades. Debido a su organización autónoma, el 33% de todos los cargos obtenidos por el peronismo debían corresponderle. De este modo gran cantidad de mujeres resultaron electas en 1951 por el partido para ocupar cargos legislativos: 23 diputadas nacionales, 6 senadoras nacionales, y si se cuentan a las legisladoras provinciales fueron electas en total 109 mujeres.

Como primera dama fue presidenta de la Fundación Eva Perón en donde hizo llegar ayuda a los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Tan importante fue su protagonismo que la sociedad exigia que Evita fuera candidata a vicepresidenta para acompañar al Gral. Perón en su segunda presidencia, lamentablemente Eva estaba gravemente enferma.

Evita murió el 16 de julio de 1952 tenía 33 años a causa de cáncer de útero. Cientos de miles de personas desfilaron durante días para despedir a la mujer que había entregado los mejores años de su vida a su tarea social y política.

“Si me preguntasen qué prefiero mi respuesta no tardaría en salir de mi, me gusta más mi nombre de pueblo, cuando un pibe me nombra evita me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y los humildes de mi tierra, cuando un obrero me llama evita me siento con gusto compañera de todos los hombres” Fragmento del libro ”La razón de mi vida” escrito por Eva en 1951.