No se aguanta más

La impronta popular no es para nosotros solo un eslogan. Nuestra manera es pensar, vivir y sentir las realidades que nos rodean y de las que somos parte. No podemos mirar para otro lado en momentos como estos, momentos en los que se pone en juego nuestro futuro y el de nuestros pares. Somos jóvenes que intentamos romper con el sentido común y visibilizar lo que sucede a diario. Por ello, para ser coherentes, no podemos ser indiferentes ante las realidades injustas de los últimos cuatro años.

Desde El Numeral y Radio Patas sentimos la necesidad de dejar las cosas en claro, marcar una postura firme y ser responsables con nuestra historia y con el contexto argentino. Necesitamos poner blanco sobre negro, hacer saber que no queremos cuatro años más de este gobierno y, principalmente, porqué.

Las tarifas aumentaron un 3700%; los alimentos, remedios y la vestimenta un 350%. Tenemos una deuda con el FMI de 46 mil millones de dólares. En 2015 el salario era U$S 580, ahora es U$S 279 por mes. La inflación pisaba el 27% y hoy es del 56% anual. Tenemos el desempleo en escala y un aumento atroz del empleo precarizado y no formal.

Desaparecieron y asesinaron a Santiago Maldonado y a Rafael Nahuel.

En materia de género, el presupuesto de este año destina apenas 11 pesos por mujer. Para combatir la violencia de género, definieron un recorte del 18% respecto del asignado en 2018.

Pusieron en riesgo el funcionamiento de las universidades públicas; recortaron jubilaciones; desmantelaron la ciencia y, al CONICET. La industria cayó como nunca en su historia, cerraron medios públicos y despidieron periodistas. Ya no tenemos ARSAT, cerraron 25 mil pymes, 85 mil comercios y recortaron las pensiones a discapacitados. Eliminaron el Ministerio de Salud y el de Trabajo. Se recortó el 18% del presupuesto destinado a la cultura, se eliminó su ministerio y se ajustó un 90% del presupuesto destinado a programas de fomento y promoción del arte y la cultura. Cientos de espacios autogestivos cerraron sus puertas.

No queremos cuatro años más así. Queremos cosas simples como tener un mango a fin de mes, comer un asado el domingo con la familia o, simplemente, el derecho de comer. Y sí, posiblemente nosotros tengamos ese plato de comida todos los días, pero nos conmueve y nos perturba saber que hay tantos otros que no. Nos conmueve y nos perturba saber que hay pibes que dejaron sus estudios porque la plata no alcanza. Nos conmueve y nos perturba saber que hay gente que se quedó sin laburo, y ni hablar, de los que viven en la calle y sufren aún más la marginalidad y exclusión que lleva adelante este gobierno.

Después de cuatro años no se aguanta más. No se aguanta más vivir así, no se aguanta más escuchar a los jubilados decir que comen una vez por día. No se aguanta más ver como la economía empeora y la guita no alcanza. Y si vos tuviste suerte y te fue bien y crees que la realidad no es como te la cuentan, mira al de al lado y preguntale cómo está. Hay muchos argentinos que conoces y conocemos, que la están pasando verdaderamente mal, y tantos otros, en distintos rincones de nuestro país que no conocemos, están muchísimo peor. 

No aguantamos más las mentiras y las promesas sin cumplir.

No aguantamos más el cinismo, y no nos vamos a aguantar otros cuatro años de macrismo.