El Patas cumple once años

“Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable”;  Eduardo Galeano

Once años de compromiso, de coherencia, de militancia, de pasión, de cultura popular, de lucha y sobre todo, de amor.  Mucho amor. También de discusiones, de altibajos, de idas y vueltas, pero siempre poniendo por delante la organización y el trabajo colectivo al servicio del barrio, nuestra Patria chica. 

Desde que un puñado de pibes y pibas lo soñaron sucedieron muchas cosas y pasaron por este maravilloso espacios cientos de personas que han dejado su huella, que han dejado marca, y que han hecho de Patas el lugar que hoy es.  Seguramente no sea el mejor, sabemos que falta mucho, que hay cosas por mejorar, pero también vimos como se ha transformado el lugar y cómo él también ha transformado a aquellos que han formado parte.  Desde el primer momento, siempre pensamos este lugar como un espacio de transformación a partir de la construcción colectiva.

Lo que humildemente hemos hecho, todas las transformaciones, los talleres, los encuentros, las variette, los corsos, los debates, no lo hicimos solos.  Hubiese sido imposible sin la mano de infinidad de personas que colaboraron desinteresadamente con el Patas. Tampoco hubiese sido posible sin un Estado que por primera vez en mucho tiempo no solo no nos combatía, sino que nos ayudaba a concretar nuestros sueños.

Hoy algunas cosas cambiaron en nuestra Argentina, y vemos instituciones barriales cerrar por el tarifazo, por falta de recursos, por clausuras;  nos duele ver incluso esos lugares de creación y esparcimiento convertidos en comedores para les pibes que pasan hambre.  

A pesar de lo difícil que se ha puesto sostener este tipo de espacios que nacen de la autogestión, con espíritu crítico y apostando al héroe colectivo, nosotres continuaremos el compromiso asumido hace once años por una Patria que nos cobije a todes.  Nunca creímos que sería sencillo, pero siempre creímos que era posible, y acá estamos y acá seguiremos.

En nuestros corazones esta también la primera persona que se animó a soñar, que creyó en este proyecto y fundamentalmente creyó en nosotres: el amigo y compañero Leonel Gonzalez Santalla a quien debemos gran parte de todo esto.  Leo, no vamos a decir “donde quiera que estés” porque sabemos que estas acá, arriba de este escenario, como en los últimos once años. 

Por último, queremos reafirmar los valores y creencias con los cuales hemos construido este centro cultural.  Creemos firmemente que cada acto humano es un hecho político y en tiempos donde la ideología y la discusión política pretende ser nuevamente denigrada, desde este humilde espacio no bajamos los brazos y seguiremos militando por una Patria Justa, Libre y Soberana, una Patria que cobije sin distinciones a sus 40 millones de habitantes, que cuide de sus niñxs y sus jubiladxs, que incorpore a lxs humildes, que cree trabajo, que restituya derechos.  Creemos en la Patria Grande, en una América Latina unida, en la preexistencia de nuestros Pueblos Originarios.  Militamos por la Memoria, la Verdad y la Justicia, por cárcel común a los genocidas, por la investigación de los socios civiles de la última dictadura, por la libertad de lxs presxs políticxs. Exigimos justicia por Santiago Maldonado, por Rafael Nahuel y por las decenas de pibes y pibas asesinados por el Estado en manos de un gobierno represor.  Gritamos fuerte y para que se escuche de una vez y para siempre Ni Una Menos, y nos manifestamos a favor del Aborto legal, seguro y gratuito.  Somos un espacio anti patriarcal y feminista.  Le decimos No al FMI, al ajuste, a la usura y a la timba que beneficia a un puñado de familias vinculadas a la oligarquía que históricamente ha pretendido un pueblo sumiso, callado, con miedo y sin derechos. Creemos en  la salud y la educación pública, gratuita y de calidad, con el Estado como garante de la universalidad de los derechos.  Nos reconocemos nacionales y populares, democráticos y feministas, hijos e hijas de las luchas populares, de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.  Creemos en la participación, en la solidaridad, en lo colectivo y que la Patria siempre es el otro. Este año echamos a Macri y a la oligarquía del gobierno. Con Alberto y Cristina vamos a volver.

Centro Social y Cultural Patas Arriba y Biblioteca Popular Leonel Gonzalez Santalla

8 de junio de 2019

Once Años de Cultura Popular